Humberto Ybarra

Sin categoría

No Comments in Sin categoría

Currículum.

Humberto Ybarra, 62 años, sevillano viviendo en El Puerto de Santa María (Cádiz), empezó con la fotografía en los años 90, a partir de 2009 se centró en esta afición convirtiéndola en su pasión, ha hecho retratos, bodegones, fotografías conceptuales y sobre todo paisajes hasta que en el 2018 encontró una línea propia de paisajes casi minimalistas donde predominan las tierras de labor con los colores propios de la zona y algún elemento solitario que le ayuda para la composición, impregnando sus fotos  sobre todo de soledad, paz y cierto misterio. Su afición a la pintura se nota en sus fotografías, hay cierta influencia de pintores en ellas, dicen que tiene una mirada muy pictórica. Ha hecho diversas exposiciones en galerías de Sevilla, El Puerto de Santa María y Madrid.

-Febrero 2015. Exposición en la galería La Revuelta en Sevilla.

-Agosto 2015. Exposición en Pasta Gansa en El Puerto de Santa María.

-Junio 2019. Exposición galería La Revuelta, Sevilla.

-Agosto 2019. Exposición colectiva en Galería 18 , El Puerto de Santa María.

-Agosto 2019. Exposición colectiva en Bodegas Osborne.

-Diciembre 2019. Exposición colectiva en Galería Estudio Hache, Sevilla.

-Febrero 2020. Se edita el Libro “Antisemitismo y genocidio” de Isidro González con fotografías suyas.

-Octubre 2020. La revista digital de fotografía 1:1 publica una selección de sus fotografías.

-Mayo 2021. La Real Sociedad Fotográfica, selecciona y expone una fotografía suya en una colectiva de autorretratos en su sede de Madrid.

-Junio 2021. Exposición colectiva en Madrid, organizada por ArtFull Services.

-Agosto 2021. Exposición colectiva en Galería 18 , El Puerto de Santa María.

-Septiembre 2021. El diario El País publica durante una semana una serie de fotografías suyas en la edición nacional tanto en papel como en digital. Del 6 al 11.

No Comments in Sin categoría

Más comentarios…

-Paisaje sin horizonte… Leonardo recomendando ver los surcos ‘fugando’ hacia un punto situado en la línea del horizonte. Las vías del tren que no alcanza el infinito. Sublime reflexión gráfica que habría paralizado de estupor a Leon Battista Alberti. Muchas gracias por tan bella foto, querido Humberto.

Arturo Pardo Batiste.-

Otra vez me sorprendes en tu aparente tema monográfico, Humbert tu permanente recurso humanizador del vacío, con la presencia de construcciones aisladas en el paisaje que liberan al observador de la angustia que siempre evoca la infinitud, has añadido en esta ocasión otro rastro de la presencia del hombre, en esos surcos sabiamente ordenados que sugieren un itinerario hacia un horizonte prometedor. 

Luis Artime. 

No Comments in Sin categoría

El pintor Diego Gadir ha dicho de mí.

Un día por entonces, descubrí, para mi asombro y dicha, que Humberto Ybarra, además de capacidad empática y sensibilidad, tenía ojo de artista. 

Como fotógrafo, Humberto es un alma deshuesada. Un alma tan etérea que, en ocasiones, nos hace pensar que esas fotos suyas nacen como las flores… Que ni tan siquiera acude en persona, esas mañanas brumosas, a las estribaciones de la Bahía de Cádiz a mirar a través del cristalino de su cámara. Se nos antoja que esas fotografías han surgido por un sortilegio quántico que obedece solo al control remoto de su deseo. A ver, quiero decir que Humberto “desaparece” detrás de sus fotos por pura humildad, por una decidida disipación en el estar, en el figurar, en el firmar. Que no busca un protagonismo creador… Que no lo necesita.  

Ybarra es ascetismo estético. Silenciosa mirada, sobre todo. En la estela de un cineasta neorrealista cuando retrata el despoblado paisaje y busca el fomento de una compasión ante la implacable tiranía del tiempo. No en vano, una de las cosas que más le jode es eso de tener que morirse. 

Su virtud frente al escenario a fotografiar es la paciencia: que se acomode la bruma; la nube justa; el ave rara, irrepetible… Así surgieron los cielos de Dreyer. Y una capacidad enorme para comprender los ritmos de la naturaleza. Esa ciencia que aventa los campos de Hopper o esmerila los vidrios de Zóbel. Y todo esto batido con una fe en la sagrada esencia del paisaje. La suya es la fotografía de un creyente que recibe una revelación silenciosa, la de la belleza de las cosas creadas. Dios suele revelarse susurrante más en el milagro del arte que en el mecano del pensamiento.  Cuando Wittgenstein cita a Dios en Skjolden, el silencio es desesperante… 

En el trabajo de Humberto siempre aparece un algo sublime por invocación suya. Una humedad de aluminio… Una alusión luminosa. Pero siempre hay una trascendencia en el paisaje. Mirar, mira su ojo… pero disparar, no dispara su ego. Como digo, parece que no dispara nadie. O, al menos, que dispara alguien que no se impone sino con su sensibilidad observadora -más que imaginativa-, en la órbita de un Néstor Almendros. 

No hay mucho desbarre emocional en la fotografía de Humberto, si bien sabe degradar y acuciar allí donde su obra tiene la necesidad. Él es un hombre calculador y sensato. No le veo abriendo la espita de la expresividad forzada. No le intuyo en deriva libre al tremendismo. Se revela el amor como base de su mirada a los lugares y a los seres queridos que retrata. Pero se trata de una declaración discreta, el más sincero de los modos. Rebosa equilibrio y positividad… Salud espiritual.

No es hiperrealista la fotografía de Humberto. Hay mucha atmośfera presencial que la luz espolvorea, y hasta esfumato, ese desdibujamiento de las formas bajo el aliento de la naturaleza, que es un reflejo del de su mirada. Cuando ejerce de conversador, de mero amigo, su mirada vahea un sereno factor que le sirve bien cuando fotografía. Me recuerda a Diego Velázquez, tal como lo describen algunos historiadores, flemático hasta la exasperación y sabiendo ironizar con finura. 

No Comments in Sin categoría

Comentarios sobre mis fotografías.

Humberto Ybarra nos descubre escenarios en los que reina una soledad que cala los huesos. Lugares sencillos, pero de una calma perturbadora y un silencio abrumador captados desde la lejanía perfecta, para no profanar su belleza.

Eugenia Alcázar, galerista.

POSTALES PARA CIEGOS, es el título sugerido para esta colección de fotografías, porque Humberto Ybarra es único para proponer paisajes que hemos mirado mil veces sin verlos como los ve él.

Rafael Benítez Toledano, poeta.

No Comments in Sin categoría

Tienda de fotografías.

Todas las fotografías expuestas en esta web se pueden comprar impresas en papel a casi cualquier tamaño, también sobre otros materiales, los precios varían en función del tamaño y material elegido.

 

Si le interesa alguna, le ruego me lo comunique a través del menú de contacto. Se pueden encargar cualquier fotografía al tamaño que se desee. Consulte sin compromiso.